Melilla

Rio De Oro Melilla

Renaturalizar hidrológica, morfológica y ecológicamente el río de Oro y su arroyo a través de la supresión de la vegetación exótica invasora y la plantación de vegetación autóctona. Aumentar la aptitud hidráulica del rio mediante la ejecución de un canal de aguas bajas. Para tratar de mejorar esta situación en el mes de octubre de 2019 se inició la ejecución de las obras de Restauración Fluvial del río de Oro y arroyo Farhana en Melilla, enmarcado en los proyectos del Plan PIMA Adapta.

Su uso en la cartografía se realiza mayoritariamente durante el siglo XVIII, pero se puede observar todavía este nombre en ciertos planos del siglo XIX. Este nombre se comienza a generalizar desde media-dos del siglo XVIII, cuando Juan Antonio Estrada escribe que a Melilla le molesta “un río con arenas que arroja en haviendo mucha lluvia, llamado del oro, por algunas pintas que suelen obtener las arenas con este bello metal. Con el nombre de“Denduar” es citado en 1722 por Nicolás Vázquez en su descripción de “Benichicar”, cuando dice “pasa por este lugar el río de Oro, llamado por los moros Denduar, que tras discurrir por el campo y fertilizar su vega, desemboca al suroeste de la Plaza de Melilla como a tiro de fusil de la misma”. Para comenzar, al acercarnos al nombre del río a su paso por Beni Chikary Mazuza, hay que tomar en consideración que los rifeños para designar un suelen usar topónimos que describen o enumeran ciertas, de tal forma que el nombre por sí solo deja su identificación, aun para los extraños, por destacar algún aspecto físico, material del rincón que designan. Las proyectos tampoco hubieron de ser totalmente definitivas pues seguimos documentando desbordamientos que afectaron a las zonas por donde discurría el cauce antiguo en el mes de noviembre de 1886, junio de 1899 (se inundaron los huertos y el Mantelete, siendo preciso evacuar la región, arrastrando asimismo los puentes de madera de San Lorenzo y Camellos). El crecimiento de la zona de playas al lado del río, tuvo efectos muy negativos sobre las defensas de la ciudad puesto que este flanco del Cuarto Recinto quedaba completamente descubierto y era necesario por entonces crear novedosas proyectos de fortificación. La percepción sobre el río de Oro no dejaba de tener cierta carga negativa, como fenómeno natural que tampoco ayudaba a la buena defensa de la región y que era difícilmente controlable por medios humanos .

A Mar Revuelto, Ganancia De Recolectores

Quien quiera ver cómo puede gestionarse un cauce como espacio ciudadano, solo tiene que ir a Málaga y en el puente de Las Atarazanas ver de qué forma se recobró el tramo final del río Guadalmelina, que en la década de 1980 era una escombrera. En los últimos años del siglo XVIII fue en el momento en que empezaron a proyectarse algunas proyectos de ampliación de este recinto en la región del río. En 1790, Gabriel de Vigo proyectaba un fuerte con batería entre la torre de Santa Bárbara y la playa para contener los fuegos de los asaltos; en su chato ya señalaba una ostensible desviación del cauce del río con respecto a 1773, tal como cierta variación de la orilla del mar. Durante años se cerraba con máquinas excavadoras el pequeño canal de desagüe del río para evitar que las aguas acabaran afluyendo a la playa, pero el “mal remedio” era peor que la patología, ya que aumentaba el volumen del agua embalasada en la desembocadura y con esto el problema de salubridad. Entonces se decidió cubrir con arena prácticamente toda la desembocadura, para dar sensación de continuidad en la superficie de playa, pero eso solo fue tapar un problema que no remite y que prosigue estando presente.

Estas variaciones referidas al Oro, se desarrollaron de la próxima forma. La cartografía y documentos españoles emplearán para detectar al río una denominación propia, apartándose u omitiendo las rifeñas. El segundo es que los documentos españoles (planos, mapas, cartas, libros, productos, descripciones, monografías, etcétera.) usan nombres diversos para designar este punto en Marruecos y en España, con transcripciones variadas del topónimo tamazight a la lengua española. El 12 de octubre de 1912 se volvió a anegar el plano y el Mantelete, perdiéndose otro puente, etcétera. calculado que el río pudo desaguar cien metros cúbicos por segundo.

  • Se le llamó “río de la Plata” en el mapa del Territorio de Melilla que se conserva en el AHM del año 1692 o “río de Platta” en un chato de 1728 (¿) .
  • Llevamos 10, 15, 20 años sin que logren solucionar el inconveniente de la desembocadura del Río de Oro.
  • Aprovechan los temporales, el estado revuelto del mar, para vaciar las sentinas de una estación depuradora que jamás funciona.
  • Pasamos de comentar un espléndido arco iris a contemplar un masivo vertido de aguas fecales sin depurar.

Fue el primer logro decisivo de Enrique el Navegante, de su Escuela de Navegación de Sagres, y de la carabela. El descubrimiento de esta vital ruta comercial enriqueció a Portugal y le dio impulso a las exploraciones oceánicas, que se volvieron financieramente sostenibles (ya se pagaban a sí mismas). Para el reino de Marruecos, representó una dura crisis, pues las caravanas de camellos que llegaban a Ceuta y Tánger con oro y esclavos negros, se quedaban en Río de Oro para comerciar con los portugueses. En 1910 El Heraldo militar confirmaba que en Melilla, “se ha anunciado una demanda de una mina de oro que reside en el Gurugú y ha sido descubierta por un excursionista que, días antes, visitó el famoso monte.

La Estrategia Nacional De Restauración De Ríos

En el año 2009, sin ir más lejos, tuvimos una tromba de agua e inundaciones en octubre, con desbordamiento del Río de Oro o de los meandros, como le llamaban los pobladores de Guelaya. Los barrancos de Horcas tiene un perfil similar desde la playa del Quemado, bajo el barranco del mismo nombre, pasando por Aguadul, y Punta de Rostrogordo, la del Morrillo y hasta la región de la Alcazaba, que es en donde comienza la obra del nuevo paseo marítimo. En realidad la playa estuvo ahí siempre ya hace cuando menos 5 millones de años, pero resultaba inalcanzable para la población melillense, hasta la construcción del nuevo Recorrido Marítimo de Horcas Rojas, llevada a cabo durante el mandato del presidente socialista Rodríguez Zapatero ( ) y estando Gregorio Escobar al frente de la Delegación de Gobierno ( ). La infraestructura, que no posee nombre oficialmente, bien podría tomar el nombre de Gregorio Escobar, su impulsor. “El pasado mes de Agosto, los vecinos del Tesorillo elevaron una instancia al Comandante General, pidiendo el saneamiento del río de Oro, cuyas charcas constituyen un azote para los barrios próximos. Más de una vez el río de Oro fue noticia en nuestro querido y añorado períodico El Telegrama del Rif.

El objetivo de la Melilla replegada, daba paso al inicio de la ciudad abierta que demandaba acabar con este viejo inconveniente. José Herrera ahora había propuesto esta idea en 1834, pero los proyectos se empezarán en serio a partir del establecimiento de los límites en 1862. Desde ese momento la ciudad recuperaba ese territorio de seguridad que la había caracterizado desde hace tiempo, y los ataques y trincheras fueron destruidos, desapareciendo definitivamente de su ámbito. Juan Antonio de Estrada al referirse a Melilla decía que «también le molesta un río, con las arenas que lanza en haviendo mucha lluvia … La boca del río esta como tiro de mosquete de la Plaza» . Estas avenidas fueron frecuentes durante toda la historia de Melilla, repitiéndose cíclicamente y causando múltiples inconvenientes a la localidad. “El contacto y la relación del hombre con la naturaleza a lo largo de los siglos deja que algunos accidentes geográficos sean asimilados dentro de una lectura absolutamente histórica.

El río de Oro, a su paso por la localidad de Melilla, y su arroyo Farhana han sufrido a lo largo de los años una secuencia de modificaciones de carácter hidromorfológico que han producido cambios severos en su longitud. Y esta fué grosso modo la semblanza que el día de hoy he hecho de nuestro amado Río de Oro, ese río que en ocasiones nos pone a temblar con sus impetuosas corrientes, pero que la mayoría del año solo tiene eso, su áureo nombre. Y puesto que hablamos del puente del Tesorillo es lógico referirse a los puentes del río.

Rio De Oro Melilla

Los primeros fueron consturídos en tiempos de la llamada Guerra de Margallo, allá por 1893 y fueron 2. Uno de vigas armadas consturido en la desembocadura y otro de caballetes, en el mismo lugar que el día de hoy está el del Tesorillo, puente este que aún recordan los viejos melillenses pues duró ahsta finales de la década de los veinte. Hasta el 7 de marzo de 1872 el río había discurrido por lo que el día de hoy es el centro de la región, causando siempre y en todo momento la intranquilidad de las viejas guarniciones de Melilla.

Estas actuaciones conforman una primera Fase en la recuperación de las condiciones hidromorfológicas del río y de su entorno. Actualmente siguen los estudios para la mejora en su desempeño hidráulico y el aprovechamiento de sus recursos subterráneos. Desde 2012 llevamos reclamando una mejora en el río de Oro de Melilla, y hoy día tenemos una oportunidad única para que se renaturalice. La apertura del nuevo cauce tuvo como consecuencia lógica una gran movimiento de tierras que se emplearon para rellenar el cauce viejo y nivelar todo el centro de la ciudad, realizando posible entre otras obras, el precioso Parque Hernández del que todos y cada uno de los melillenses nos debemos mostrar orgullosos.

Publicaciones Similares