Melilla

Refugiados Melilla

Se hizo pasar por porteadora para entrar a Melilla y poder solicitar asilo.

Entre 2004 y 2005 han comenzado a sucederse los saltos masivos en Ceuta y Melilla, en la llamada “crisis de las vallas”. La cuestión es que, a juzgar por los desenlaces de esas políticas, primero repudiadas y después alabadas, el modelo de contención y rechazo melillense es un éxito. Y frente a esa repetida idea de que son solo 18 los asilados que ha acogido España —en referencia al cupo de reasentados—, en realidad son mucho más de diez.000 (8.000 solo en 2015) los sirios que han entrado en el país por Melilla entre 2012 y 2015, y solo 400 en lo que va de año, según datos oficiales. El 90%, según las mismas fuentes y las organizaciónes no gubernamentales causantes de su acogida, han continuado su viaje hacia el norte de Europa, eminentemente hacia Bélgica y Alemania, donde hallan mejores coberturas sociales. Aun algunos han favorito regresar a Marruecos.

Cear Cree Que El 50% De Inmigrantes Que Llegan A Melilla Es Un Potencial Refugiado

En ningún caso debe posibilitarse la saturación de las plazas del CETI, ni recurrir a instalaciones temporales en las que no es posible sostener condiciones de vida ligerísimamente dignas”, concluyen en el informe. Las vallas ya se han replicado en las fronteras de media Europa y la compañía malagueña Security Fencing que las fabrica ha hecho su agosto, pero ¿hasta qué punto es este modelo es exportable o extrapolable?. Es ilegal por el hecho de que la valla de Melilla está levantada íntegramente en suelo español. Esto piensa, a ojos del derecho internacional, que si alguien consigue la valla, está legalmente en España. Por tanto, y según la legislación de la UE, no puede ser expulsado de manera directa —y menos a un país que no es el suyo—, sino que debe ser reconocido y someterse a un proceso administrativo para su extradición. Algo que, en Melilla, no se hace ni se ha hecho en los últimos años.

  • Desde la puerta unicamente se ve un patio de palmeras lleno de inmigrantes y algunas tiendas de campaña.
  • Las habitaciones no solo están hacinadas sino, como han denunciado organismos como ACNUR, carecen de módulos en los que logren convivir las familias, los hombres están separados de las mujeres y los pequeños y el complejo no posee espacios de esparcimiento.
  • En este momento el Tribunal considera que los inmigrantes se pusieron mismos en una situación ilegal al sortear las vallas de Melilla, y que la actuación de las fuerzas de seguridad fue resultado de su conducta.
  • Manifiesto unitario sobre la persecución y los crímenes de inmigrantes.
  • Sin embargo, asociaciones como Kif Kif y la Asociación Melillense de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales calculan que cada vez son mucho más.

La Oficina de Asilo y Cobijo del Ministerio del Interior amontonaba al cierre del mes de junio un total de 12.055 expedientes sin resolver de solicitantes de asilo, personas que pidieron formalmente protección en todo el mundo a España y que están en territorio nacional aguardando recibir respuesta de la Administración. En global, España solo recibe el 0,9% de las solicitudes de toda la Unión, en el momento en que aquí viven el 9,17% de los ciudadanos comunitarios. La penuria de los asilados se suma a una cadena de disparates en temas de inmigración y asilo que arrastra España desde hace unos años. Este país viola al menos 12 leyes nacionales y también internacionales sólo con las devoluciones en caliente, con demandas de entregas a las autoridades de Marruecos de asilados a los que no dejan ni identificarse ni tener defensa, denuncia el Centro Europeo para los Derechos Constitucionales y Humanos. “Es menester terminar a la política europea y de españa de estabular a las personas migrantes y solicitantes de asilo en Melilla para evitar que transiten por el territorio peninsular hacia otros Estados miembros de la UE”, expresan. “Es necesario trasladar con celeridad a la gente en ocasiones de particular puerta de inseguridad.

Mucho Más De Diez Mil Sirios Han Entrado A España Por Melilla

ver fotogalería Un ciudadano sririo habitante en el CETI de Melilla redacta en su brazo pidiendo ayuda. Este es el territorio olvidado del gobierno francés. Tiene una de las densidades de población más alta y amontona la mayor incidencia de coronavirus en territorio africano. Su población reclama agua, electricidad, carreteras, educación y servicios sanitarios. La pandemia vino a mostrar aún mucho más la puerta de inseguridad en la que está. Después de km, fronteras, policías, vallas y penurias, Europa les exhibe la entrada.

Refugiados Melilla

Publicaciones Similares