Melilla

Damas Enfermeras Melilla

Hasta ese momento, y ahora estábamos a 23 de septiembre, no había aparecido una sola palabra sobre el comandante Franco en El Telegrama del Rif. Escribió un libro contando sus experiencias, con el seudónimo de Doñeva de Campos, y productos periodísticos con el de Celsia Regis.

Después de un año, se inauguró un segundo centro médico con aptitud para atender a hasta 150 soldados. En los 2 siguientes años, se abrieron nuevos centros de salud provisionales, el primero en Larache y el segundo en Tetuán. Entre las primeras incursiones de este conjunto de voluntarias se dio después de la Primera Guerra Mundial, donde se conoció como la Guerra del Rif, en Marruecos, y donde el ejército español padeció graves daños. La tarea de estas damas fue tan intrépido como desinteresada y, en la conmemoración del centenario de la creación de su grupo, aun brotó una serie dedicada a contar la historia de las mujeres que hicieron la diferencia en el campo de guerra “Tiempos de Guerra” de Antena 3.

La Reina Victoria Eugenia, Enfermera

Los militares africanistas ejecutan un golpe de Estado el 18 de julio de 1936 en todo el territorio nacional. Esto hace el derrumbe del orden público y el caos en el gobierno legítimo. Durante por lo menos 3 meses, los homicidos políticos se sucederán por toda la geografía peninsular. Milicianos anarquistas y algunos elementos marxistas formarán Chekas en las ubicaciones que han quedado a cargo de La República. El 30 de agosto de 1936 la Cheka de Preciosas Artes asaltó el domicilio de la Duquesa. Pablo Montesinos y Espartero, su marido, va a ser detenido y asesinado, sin que pudiera volver a ubicarse su cadáver.

La primera cosa que hay que decir es que la Duquesa de la Victoria perdió la calle que tenía dedicada en Melilla, en la 1ª reforma del callejero llevada a cabo por los franquistas en 1941. Solo recupero su nombre en marzo de 1991, media siglo después, en la tímida reforma del callejero llevada a cabo por el alcalde socialista Gonzalo Hernández, tras un propuesta de la Asociación Cultural Ateneo. Hay otro nombre, previo, el de Consuelo González Ramos, prácticamente olvidado y que asimismo tuvo su importancia en la transformación de la sanidad de guerra en una genuina sanidad militar. El batallón de La Corona fue objeto de un encendido elogio y homenaje por parte del periódico melillense, dada su eficacia en la defensa de la región, en los primeros días del derrumbe de la Comandancia de Melilla. Tenía que ver con un batallón de reclutas, que nada tenía que ver con las tropas de Regulares o del Tercio de Extranjeros, dirigidas por Millán Astray.

Historia, Cultura Y Pensamiento

Cuando la guerra del Golfo fueron movilizadas para atender a las bajas de los ejércitos aliados. A pesar de ello, son un Cuerpo que no fue incluido en la ley reguladora del Régimen del personal militar profesional. El requisito que se les exigía para ingresar en el Cuerpo era la realización de un curso, de dos años de duración, en el que se les daba técnicas de enfermería, entendimientos militares (incluídos instrucción en orden cerrado) y muchas prácticas hospitalarias. Muchas de ellas ampliaron estudios con cursos de rehabilitación, secretariado médico, conductoras de vehículos todo-terreno, etcétera. Real Orden de 24 de Junio de 1922 aprobando el reglamento-programa para las hermanas enfermeras de San Vicente de Paul en los hospitales militares. Allí, “con valentía indomable”, y gracias “al lazo indisoluble de las creencias y las devociones”, ejercitarán su profesión de “enfermeras voluntarias”.

Damas Enfermeras Melilla

El sistema surge de la necesidad de reemplazar los aguantes tradicionales de madera y hierro, escasos y costosos en esos años, por arcos de ladrillos, lo que a la larga dotaba a la edificación de un aspecto y constitución muy sólidos. El sistema lo inventó Juan de Larrucea y la primera edificación se realizó en Baños de Cerrato , concretamente la iglesia de La Asunción en 1919.

Medalla Falange Guerra Civil

Publicaciones Similares