Melilla

Recetas Tradicionales Ceuta Y Melilla

La gastronomía de las ciudades autónomas es una enorme ignota pese al entusiasmo que lúcida en los que hicieron la mili allí. Recuerdan aromas hindúes, judíos, cristianos y musulmanes, mezclados en las calles y casi lascivos comparados con los del rancho del cuartel. Ceuta y Melilla merecen más que nadie esa etiqueta —deslucida a base de sobeteos modernos— de “cocina de fusión”, de verdadero mestizaje culinario logrado mezclando desde hace tiempo prácticas, técnicas y alimentos propios de diferentes etnias y procedencias.

Recetas Tradicionales Ceuta Y Melilla

Poner al fuego una sartén honda con abundante aceite y cuando está caliente, echar las patatas, peladas y cortadas en láminas pequeñas y la cebolla cortada en juliana, salar y tapar la sartén. Sostener el fuego no muy fuerte, para que las patatas y la cebolla, se cuezan en el aceite. En el momento en que estén bien blandas y ligeramente doradas, pero antes que se frían completamente, sacar de la sartén y escurrir el aceite. Salpimentar los pedazos de pollo y espolvorear con una cucharada de especias morunas. Olla de patatas con rape La cocina de Melilla se identifica por la mezcla de culturas que hay en ella. Un caso de muestra de comida habitual es este plato con el rape como protagonista, típico asimismo de tierras andaluzas.

Paginas Para Ver Más Recetas

Naturalmente, como en todo el norte de la cornisa cantábrica, aquí se come realmente bien, asimismo en el momento del piscolabis. Las recetas y los platos más frecuentes traspasan fronteras con sus vecinos próximos del País Vasco y Cantabria, pero hay especialidades únicas que merece poner énfasis. Al margen, naturalmente, de lo que ofrezca ese día el puerto más próximo en lo que se refiere a tapeo y raciones de pescado y marisco. En primer lugar, se pocha un tanto en aceite de oliva, unos cuantos buenos tomates, una enorme cebolla y dos o tres pimientos verdes. Una vez las verduras estén blandas, se pone en una cazuela un lecho de exactamente las mismas, a continuación se ponen unas caballas limpias y abiertas. Se le añade algo de sal gorda, unos ajitos picados, chorreón de aceite y por último otra capa del refrito de verduras. Vuelta a empezar con otra capa de caballas limpias y abiertas, ajo picadito, sal, aceite y que quede todo cubierto de verduras sofritas.

Recetas Tradicionales Ceuta Y Melilla

En Ceuta el pescado que destaca son los túnidos secos, como el bonito y el volaó; la fritura de pescado fresco y el marisco. Aquí son muy habituales los boquerones en vinagre Santa Helena, los salmonetes con crema de espárragos y limonada de lombarda y el bacalao confitado en brunoise de ratatouille. Circunda la ensalada con la zanahoria, el rábano, el pepino y el aguacate. Para el aderezo, mezcla el vinagre de arroz, el azúcar, jengibre, el wasabi, la soja y el aceite de sésamo en un tazón pequeño.

Aunque de invierno más despacio, también existen muchos platos de cuchara socios a la cocina más clásico, como la olleta de blanquet, valenciana o alicantina. La versión más completa incluye lentejas, alubias, acelgas, carne y embutido de cerdo, nabos y calabaza, aunque puede integrar otras verduras e inclusive arroz o trigo. Alicante comparte con Murcia ciertas similitudes, como la olla con pelotas y arroces caldosos, que se repiten por toda la Comunidad. La gastronomía de estas ciudades autónomas está marcada claramente por el mar y la predominación de otras culturas como la tradición bereber. Entre sus platos de cuchara podemos encontrar por consiguiente varios guisos y sopas con pescado y marisco, resaltando las cazuelas, por servirnos de un ejemplo con rape, los calderos y los potajes con legumbres, siendo popular el choco con garbanzos.

Condimentas

Buenas fabes, embutido asturiano de calidad, paciencia y mucho mimo. La receta tradicional no falla, pero asimismo se puede hallar una fabada de primera en 20 minutos.

En el año 1232 la localidad es capturada por la Taifa de Murcia, si bien su dominio sería bastante corto, en tanto que en 1233 Ceuta sería una ciudad independiente. Asimismo breve sería el periodo de independencia ceutí, ya que en 1236 los benimerines la llenan, para en 1242 ser nuevamente conquistada, esta vez por los hafsíes. En 1249 la dinastía de los azafíes se hace con el poder en Ceuta.

Brillan sobre todo las influencias andaluzas y marroquíes en un repertorio que refleja parcialmente la cocina del sur de la península, salpicada de elementos autóctonos como las especias la cocción en tajín. Ocupan un papel bien esencial en la cocina de Ceuta, acompañan a varios platos tanto de herencia árabe como de herencia Andaluza. Las condimentas más frecuentes que podemos encontrar son la canela, el comino, la cúrcuma, el Jengibre, la Pimienta negra, el pimentón, anís, coriandro, azafrán y cilantro. Tambien agregaremos al kg de carne el jugo de 2 limones, cinco dientes de ajos muy picados, perejil muy picado y cilantro muy picado y a sazonar, seguidamente dejamos macerar cuando menos 8 horas. personalmente no acostumbro a ponerle a la mezcla de condimentas canela y muy poco picante, tambien en la receta no coloco cebolla por el hecho de que fermenta. La carne especiada que sobre y no consumamos la podemos congelar y consumir en otra ocasión.

  • La receta tradicional no falla, pero asimismo se puede hallar una fabada de primera en 20 minutos.
  • Se les podría denominar entornos imperfectos o enclaves marítimos.​ Desde otra visión son territorios fragmentados o territorios sueltos con en comparación con núcleo central de país, en un caso así la España peninsular.
  • Desde su independencia Marruecos reclama la soberanía sobre la ciudad ceutí y sobre Melilla, lo que España jamás ha estado preparada para negociar.​ Este enfrentamiento ha sido un punto de continuas desavenencias en la relación entre ambos países.
  • La carne especiada que sobre y no consumamos la podemos congelar y consumir en otra ocasión.

Para un kg de carne de ternera o cordero cortada en pequeños tacos, utilizaremos dos cucharadas de esta mezcla el resto lo reservamos en un bote de cristal con cierre hermetico. Ponemos en una sartén el aceite y la monda de naranja, en el momento en que este seca y el aceite aromatizado retiramos la monda y agregamos las semillas de sésamo y anís, rápidamente retiramos del fuego y dejamos enfriar. Con las harinas mezcladas hacemos un volcán en el que añadimos todos y cada uno de los líquidos, aceite templado, vinos y azúcar, combinamos uniformemente amasando hasta que la masa no se pegue a las manos, seguidamente cubrimos la masa con un paño húmedo y dejamos descansar a lo largo de media hora. Mientras que hacíamos el sofrito hemos cocido los huevos de chocos en el caldo de mero, sacamos los huevos y reservamos. Por último pasamos las porciones de mero por la sartén una vez salpimentadas y para terminar acompañamos el mero con la salsa y los huevos de choco. El tapeo es una costumbre propia de Melilla, los turistas tienen la posibilidad de conseguir una extensa variedad de bares y lugares donde se ofrecen las más sabrosas tapas compuestas por abundantes porciones de calamares, frituras de pescados, chopitos, entre considerablemente más. Muy importante que el agua esté lo más ardiente viable, no dejar mucho tiempo reposar pues se pondrá realmente fuerte y amargo, ser útil en vasos de té y levantar la tetera a fin de que el líquido de la infusión se oxigene al caer en el vaso.

En una sartén con algo de aceite se dora los lomos de salmonetes y en el momento de montar el plato se pone una cama de crema de espárragos, encima una porción de refrito de lombarda y encima los lomos de salmonetes. La pastela, pastilla o bastilla es una clase del hojaldre hecho con masa filo rellena a base de cebolla, carne de paloma o de pollo, perejil y almendras. Es un interesante plato que mezcla lo dulce y lo salado con el perfume de la canela. Un plato de celebración que se sirve al principio de la comida. El arroz al horno tiene su origen en el aprovechamiento de los restos del cocido por lo que sus ingredientes primordiales son el tocino, los garbanzos y los distintos artículos procedentes del cerdo empleados en su elaboración junto al caldo obtenido. Además de esto se le agregan patatas, tomate, pasas, una cabeza de ajos coronando la cazuela y perejil, pero este último al gusto del comensal.

Entradas Similares