Melilla

Qué Hacer En Melilla

Ceuta tiene ese aire de ciudad donde todo vale y el juego es una de las cosas que atrae a los visitantes. El otro monte que le disputa al Hacho el honor de ser considerado como una de las Columnas de Hércules es el monte Musa. Sus 839 msnm – en frente de los apenas 200 msnm del Hacho – son un argumento de peso. No obstante, sea o no un elemento mitológico, vale la pena ascender a su cima para contemplar las mejores vistas de Ceuta y sus aledaños.

  • Estando pegada a la muralla de la región, justo enfrente de la salida del puerto.
  • Asimismo puede ser visitada la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, ubicada frente a la plaza de las Cuatro Culturas, la Sinagoga de Or Zaruah, en pleno centro histórico, y el Oratorio Hindú.
  • Por la tarde fuimos a sacar unas fotos de la Plaza de los Pescadores, la cual se construyó para homenajear a los hombres del mar.
  • La plaza está adornada con bancos, farolas a los lados y en el centro está encabezada por una tradicional barca de pesca.
  • La Mezquita Central, con referentes arquitectónicos tomados de la mezquita de Córdoba, pertence a los santuarios mucho más hermosos de la ciudad.

Otros sitios significativos en la primitiva ciudadela son el Museo de la Ciudad, la iglesia de la Concepción, la más antigua de Melilla (s. XVII), y el baluarte de la Concepción, sede del Museo del Ejército. Sobre el foso de Hornabeque se levanta la segunda ciudadela, con centro en la plaza de Armas, donde fueron hallados los restos del viejo enclave romano.

Inspiración, Información Y Consejos Para Tus Viajes

Extensas influencias modernistas, conociendo el popular Triángulo de oro del modernismo y vestigios militares. Estos vestigios se reflejan velozmente, si llegas en Ferry a la localidad, puesto que una muralla proyectada por ingenieros holandeses y también italianos, te va a recibir. Acá disfrutarás del ambiente que crea su fuente central, las flores y las construcciones que la rodean. Aconsejamos visitarla en la noche, en el momento en que es adornada por juegos de luces. Asimismo puedes ofrecer un paseo por toda la Avenida Juan Carlos I, donde se ven numerosos edificios modernistas, mientras que estos se contemplan y se avanza por las calles, el viajero va a ir desembocando en la Plaza de España de Melilla. Entre las razones por las que estas cuevas son más recordadas es el guarecimiento de la población de españa en , en el Sitio de Melilla en 1774.

Qué Hacer En Melilla

En el siglo XVIII, en el momento en que la ciudad era sitiada por el Sultán Sidi Mohamed Ben Abdalah, las grutas se ampliaron para dar cabida a las familias de Melilla, las autoridades militares y las imágenes religiosas de la cercana iglesia de la Muy pura Concepción. Se encuentra pegada a las murallas de la ciudad, junto al salir del puerto, donde estaba el edificio de Aforos. El parque más emblemático de Melilla fue un campo de instrucción militar hasta que el Capitán General de la ciudad, Venancio Hernández Fernández, decidió transformarlo, en 1902, en parque. No en balde, la ciudad atesora el patrimonio modernista más importante de España tras Cataluña. Fue el arquitecto catalán Enric Nieto i Nieto, un acólito aventajado de Gaudí, quien se trasladaría a Melilla a inicios del siglo XX, trayendo consigo el estilo modernista que triunfaba en la Cataluña de la temporada.

Todo Lo Que Hacer Y Conocer En Melilla De Turismo

Melilla guarda la cultura primigenia del tapeo y da a elegir con qué acompañar la bebida. Habilitadas como museo, en se recuerda este suceso histórico antes de descender a la coqueta Cala de Trápana y contemplar el impresionante arco parabólico que sujeta la estructura tras una rehabilitación global premiada por la Unión Europea. Si algo se le antoja, lo puede comprar a fin de que se lo cocinen a su gusto en el bar de la planta baja. Pero asimismo la Casa de los Cristales con sus columnas nazaríes, la Casa Tortosa y sus balcones profusamente decorados o la impresionante La Reconquista y sus cúpulas en forma de piña en la plaza Menéndez Pelayo. El guiño a Barcelona como hermana modernista se plasma en la novedosa decoración de la plaza Héroes de España, con trencadís que recuerda al Parque Güell.

Qué Hacer En Melilla

No obstante, estas dos pequeñas ciudades autónomas españolas – situadas en territorio africano – tienen más atractivos de los que pudieras imaginar. Espero que te haya gustado la ruta por Melilla, se encuentra dentro de las mejores opciones, si deseas llevar a cabo tu primera inmersión con el conjunto de naciones africano.

Qué Visitar, Ver Y Hacer En Melilla, España

Desayunamos en el hotel y una vez acabado, salimos a la calle a continuar conociendo. Nos vamos hacia la Localidad Vieja, actualmente Declarada Conjunto Histórico Artístico. Está formada por un Conjunto Fortificado de Melilla, construida sobre un peñón adentrado en el mar Mediterráneo.

La plaza está adornada con bancos, farolas a los lados y en el centro está presidida por una clásico barca de pesca. Leal reflejo del carácter multicultural de la región autónoma, Melilla, localidad de las cuatro etnias –cristiana, musulmana, hebrea y también hindú-, refleja su carácter cosmopolita en varios de sus mucho más destacados inmuebles. La Mezquita Central, con referentes arquitectónicos tomados de la mezquita de Córdoba, pertence a los templos más bellos de la región. Asimismo puede ser visitada la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, situada frente a la plaza de las Cuatro Etnias, la Sinagoga de Or Zaruah, en pleno centro histórico, y el Oratorio Hindú.

Como buena ciudad de españa los pinchos agradan mucho aquí, aunque por la predominación de las distintas etnias que conviven en Melilla el típico pincho melillense está acompañado del té de hierbabuena o cus-cus. Se aconseja vistar Oujda para conocer el típico Zoco y zona de compras, Ras el Ma para enamorarse de la zona de charcas saladas y las islas Chafarinas, las ciudades de Alhucemas y Nador . Al día después, alguno de las playas de la zona sur de Melilla son perfectas para un chapuzón, ya sea la de los Cárabos, la del Hipódromo o la de la Hípica. Arena limpia y dorada, una hamaca y una sombrilla constituyen un gran plan para sentir la brisa marina y el sol del norte de África. El paseo marítimo cuenta con diversos negocios donde saborear el más destacable pescado local, entre los que resalta el restaurante Miguel Benítez, con estupendos arroces, frituras y parrilladas.

Publicaciones Similares